Deuda/Auditoría

PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO 2017 – El Gobierno seguirá hundiendo la Seguridad Social en 2017

 1/4/2017 
 
 
Alejandro Inurrieta *
 
Cuartopoder
 
El Gobierno se ha atrevido por fin a elaborar las cuentas públicas para 2017 (PDF) y mandarlas al Parlamento, una vez ha constatado que tiene apoyos suficientes para su aprobación. Después del chantaje emocional al que estuvo sometiendo al país para ser investido en diciembre, Rajoy se lo ha tomado con calma hasta que ha cuadrado un presupuesto que, como siempre, es un mero ejercicio de funambulismo macroeconomic (PDF).
 
Los antecedentes con los que llega Montoro a presentar estas nuevas cuentas públicas son contradictorios con los datos existentes, que no siempre son muy fiables, y muestran una economía enferma que sigue estando sostenida con la respiración asistida de la financiación del BCE y el maná del turismo barato que inunda y destroza nuestro litoral. Esta orgía de financiación barata, euro débil, petróleo accesible y destino preferido por gran parte de extranjeros vuelve a construir un imaginario colectivo de falsa riqueza, a lo que hay que unir la salsa del ladrillo que ya empieza a hervir en algunos territorios.
 
La buena noticia es que por primera vez desde que gobierna el PP ha cumplido con el objetivo de déficit, dos veces corregido para que Rajoy pueda sacar pecho en Malta y en Bruselas,  pero también revela los graves desequilibrios y desigualdad que caracteriza a la economía española. El déficit alcanzado, el 4,33% del PIB, sigue siendo el mayor de la Eurozona, solo superado por la intervenida Grecia, y se ha obtenido retorciendo los datos de las CCAA y los Ayuntamientos hasta secar la inversión de ambos agentes económicos, mientras que el Estado ha vuelto a incumplir su propio objetivo. Pero lo más grave sigue siendo la situación de la Seguridad Social, cuyo déficit cerró en el 1,7% del PIB, algo más de 17.000 mill€, gracias a la política laboral del PP, pero también al desequilibrio entre entrantes y salientes del sistema de pensiones.
 
Por un lado, las CCAA han podido cumplir el objetivo del déficit por la generosidad del FLA (Fondo Liquidez Autonómica), cuya deuda es muy posible que no se recupere, pues Montoro ya ha propuesto una quita de deuda ante la incapacidad de muchos gobiernos regionales para devolver estos importes. Pero también se dejó notar la reducción de la inversión pública y el gasto corriente, lo que sin duda se ha dejado notar en muchas CCAA que hoy adolecen de servicios públicos adecuados a las necesidades crecientes de una población cada vez más mayor y dependiente. Por su parte, los ayuntamientos, despojados de capacidad de decisión económica y financiera, son los grandes perdedores de la obsesión de la estabilidad presupuestaria que ha atacado tanto al PP, como al PSOE de Solbes, que ha infectado a todas las sensibilidades de lo que queda de dicha organización centenaria. Los consistorios han presentado un superávit de algo más de 7.000 mill€, de los que caso 1.100 mill€ pertenecen a Madrid.
 
En suma, el Estado cerró el gasto en julio, constriñó a las CCAA y Ayuntamientos y se encomendó al Impuesto de Sociedades para cumplir el sacro santo déficit público, aunque sigamos con una tasa de paro por encima del 19%, unas cifras de pobreza incompatibles con un país desarrollado y unas carencias en educación, sanidad, ciencia, dependencia y pensiones que lastrarán el crecimiento potencial de la economía española en los próximos años. Se crea empleo barato y de mala calidad, la industria retrocede, como se ha visto en la evolución de las CCAA más industriales como Cantabria o Asturias, frente a las que viven de los servicios de bajo valor añadido, como Baleares, o de la capitalidad, como Madrid.
 
Con estos datos, un crecimiento del 3,2% en 2016 y una inflación por encima del 2%, que mejora la recaudación por IVA y suaviza el perfil de la deuda en un país tan endeudado como el nuestro, el Gobierno se ha vuelto a envolver en la bandera de la euforia desarrollista al constatar que los agentes ya han vuelto a poner en marcha las palancas de burbujas tan peligrosas para el devenir del país. Pero a pesar de ello, y ante unas instituciones multilaterales tan ociosas como inservibles que no paran de revisar al alza el crecimiento para 2017, ha preferido mantener la banda baja de crecimiento para 2017: 2,5%.
 
Las principales cifras del Presupuesto, que como siempre en la calle Alcalá se monta sobre una hoja de Excel cogiendo un mix de las previsiones del consenso de Funcas, los powerpoint de la OCDE, Comisión y FMI, son todo un canto a Galicia macroeconómicamente hablando. En primer lugar, y esta es la primera contradicción, es que el Presupuesto tiene que ser contractivo, el gasto de hecho de reduce en 5,000 mill€ respecto a 2016, fruto de la consolidación del no gasto comprometido que se obligó a los Ministerios en julio. Por tanto, y a pesar de la euforia, este presupuesto deberá ser el más restrictivo desde el año 2012, ya que se tiene que rebajar el gap entre ingresos y gastos en más de 14.000 mill€. Esto es así porque nos obligan a reducir el déficit hasta el 3,1% del PIB, algo que será revisado unas cuantas veces, ante la incapacidad de España para acometer dicho recorte. Las perspectivas de ingresos, que el ejecutivo cifra en más de 200.000 mill€, una tasa del 7,9%, son difíciles de cumplir, máxime si las llevan a cabo los técnicos que rodean a Montoro, verdaderos trileros a la hora de prever ingresos durante los últimos años.
 
Esta euforia recaudatoria se asienta en la lluvia de ingresos que vendrán por efecto de la inflación, vía IVA e IRPF, ya que una vez más, el Gobierno no deflactará la tarifa del impuesto, lo que sin duda pagarán las clases medias y clases bajas, verdaderos héroes del sostenimiento del Estado del Bienestar.
 
Desde una óptica de la compresión del crecimiento, el PP apuesta más por el sector exterior, a pesar de la mala calidad de nuestro apoyo en el exterior y la ausencia de mecanismos de financiación públicos, como avales técnicos, que favorezcan la salida de empresas hacia afuera. La demanda interna ralentizará su avance, ante la moderación del consumo privado y la inversión, fruto del parón de gasto público, a pesar de la enorme oferta de empleo público, que consolidará la precariedad, aunque todo ello deberá ser ratificado y cumplido por un ejecutivo experto en incumplimientos.
 
El mercado laboral seguirá flotando sobre empleo precario, bajos salarios y reducción de horas de trabajo que, junto a la mengua de actividad, configura un panorama ilusorio que se cuantifica en más de 500.000 empleos y una tasa de paro del 17%. Todo ello resume que España ha perdido una década, que no ha cambiado su patrón de crecimiento y que apenas puede recuperar el nivel de prestaciones públicas que se tenían en 2007, ya de por sí muy por debajo de las que disfrutan los principales países de nuestro entorno. Además, este crecimiento está muy mal repartido y hay CCAA que tienen un PIB per cápita de país poco desarrollado. La dispersión en el PIB per cápita es tremenda y sí, Madrid termina 2016 con más de 32.000€ por habitante, un 36% mayor que la media que es 23.970€. Frente a ella, está Andalucía con algo más de 17.000€ por persona, muy por debajo de la media. Esta situación de las CCAA con menor renta, Andalucía y Extremadura, gobernadas desde hace muchos años por el PSOE, demuestra que los gestores de entonces, pero mucho menos los de ahora, no pueden ser el futuro político para transitar hacia una nueva economía, y especialmente hacia una nueva forma de gestión política.
 
En resumen, y a la espera de que tengamos más y mejores estadísticas, lo que sabemos es que tendremos un presupuesto restrictivo, con unas previsiones de ingresos infladas, pero sobre todo una Seguridad Social hundida y sin capacidad de cerrar el déficit. La situación de la deuda pública, casi un 100% del PIB, y de la deuda exterior, también un 100% del PIB, hacen muy complicado que se puede seguir emitiendo deuda para pagar, además, las pensiones. En un entorno en el que las cotizaciones apenas mejoran en 2017, solo cabe esperar un nuevo ajuste en el sistema público de pensiones, especialmente cuando tengamos que llorar para que nos relajen los objetivos de déficit público. Por tanto, no se crean las previsiones, ya que no se van a cumplir, y cuidado con el complemento salarial para jóvenes de Ciudadanos. Otro engaño de la Escuela Austriaca de economía que tantos pingües beneficios está reportando a sus más ilustres tertulianos.
 
(*) Alejandro Inurrieta es economista y director de Inurrieta Consultoría Integral.
https://www.cuartopoder.es/tribuna/2017/04/01/el-gobierno-seguira-hundiendo-la-seguridad-social-en-2017/10015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *