Es noticia

Brasil: tragedia de la democracia

 

Brasil: tragedia de la democracia

Editorial de La Jornada ( México )

29.10.2018

La victoria del ultraderechista Jair Bolsonaro en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de en ese país, realizada este domingo, es una regresión histórica para la democracia brasileña, un gravísimo revés para las causas sociales y progresistas en América Latina, e incluso un peligro para el desarrollo del equilibrio mundial multilateral.

El ex capitán del ejército que llega a la jefatura de Estado montado en una campaña caracterizada por la homofobia, la misoginia, el clasismo, el autoritarismo, las propuestas neoliberales más caducas y la reivindicación de la pena de muerte, representa una institucionalidad en abierta disolución desde que los sectores más corruptos y oligárquicos de la clase política emprendieron en 2016 un golpe de Estado parlamentario contra la presidenta Dilma Rousseff por medio de un juicio político con delitos inventados.

Pero también es la consecuencia de un vacío político provocado por el desgaste del Partido de los Trabajadores (PT) fundado por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva –actualmente preso con base en acusaciones de corrupción sumamente endebles– que se mantuvo en el poder durante 15 años.

En esos tres lustros los gobiernos del PT impulsaron una transformación económica y social de gran escala en Brasil y proyectaron el país en la arena internacional como una potencia económica de gran importancia que se insertó en el polo denominado BRICS (por las iniciales de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica); sin embargo, fueron incapaces de combatir la corrupción generalizada y de mantener fuera de ella a su instituto político, de preservar sus vínculos con las organizaciones y movimientos sociales que le garantizaron sucesivas mayorías en las elecciones de 2002, 2006, 2010 y 2014, y de reducir la significación política del poder empresarial y mediático.

Lo cierto es que en un periodo de dos años, el que es económica, geográfica y demográficamente el mayor país de Latinoamérica, ha transitado de un gobierno progresista, empeñado en ensanchar los derechos y las libertades fundamentales, y dotado de políticas notables de bienestar social, industrialización y crecimiento, al horizonte aterrador en el que Bolsonaro se apresta a llevar a la práctica desde la presidencia posturas fundamentalistas en lo económico, autoritarias en lo político y abiertamente fóbicas en lo social, y que este fenómeno desolador tendrá, se quiera o no, un impacto negativo para toda la región.

Tras el desastre provocado por Mauricio Macri en Argentina, el triunfo de la derecha en Chile, el descarrilamiento del proyecto de Rafael Correa en Ecuador y la larga crisis venezolana, Sudamérica ha vuelto a tiempos oscuros e inciertos.

Si el agotamiento del paradigma liberal dio paso a los programas de gobierno con sentido social, integracionista y progresista, la actual caída no augura perspectivas de estabilidad, desarrollo y menos aun de justicia social.

Lo ocurrido ayer en Brasil, sumado a que Donald Trump despacha desde hace casi dos años en la Casa Blanca, debe llevar a una reflexión urgente sobre las sombrías perspectivas en que está desembocando la institucionalidad democrática en el continente y las implicaciones de este panorama para el gobierno que entrará en funciones en diciembre próximo en nuestro país.


Comentario de Francisco Morote ( Attac ).

Brasil ha llegado a estos resultados después de un golpe de Estado parlamentario contra Dilma Rousseff. De otro golpe de Estado judicial contra Lula. De la amenaza de un golpe de Estado militar por parte de altas instancias del ejército si Lula  llegaba como candidato a las elecciones. Todas las encuestas daban como triunfador a Lula si se presentaba a los comicios… ¿ Qué clase de democracia es esa ? Con todos esos antecedentes son más que de controvertible credibilidad democrática las elecciones que acaba de ganar Bolsonaro. No hay duda de que la separación de poderes y no por casualidad ha fallado estrepitosamente y que la oligarquía ha maniobrado para impedir, a cualquier precio, que Lula les ganase de nuevo la partida.

Brasil es un país de 208 millones de personas.

El censo electoral era de 147 millones

Bolsonaro ha obtenido 57 millones. Por consiguiente, no le han votado 90 millones de brasileños que o han votado a Haddad 47 millones, o se han abstenido 43 millones.

No se trata de cuestionar el gobierno de Bolsonaro, pero sí la calidad democrática de Brasil antes y después de estas elecciones.

 

  • En Gran Canaria así lo vimos y lo denunciamos. La Asamblea Popular de Gran Canaria, por iniciativa de Attac Canarias, entregó en abril de este año, en el Consulado de Brasil en Las Palmas una Carta para el Embajador brasileño con la significativa firma del  Comité de Solidaridad #LulaLibre, sin Lula no hay democracia, de la Asamblea Popular de Gran Canaria

Carta que incorporo para conocimiento de tod@s:

 

CARTA AL EXCELENTÍSIMO EMBAJADOR DE BRASIL EN ESPAÑA, REQUIRIENDO AL ACTUAL GOBIERNO DE SU PAÍS LA LIBERTAD DE LUIS IGNACIO LULA DA SILVA

 

 

Excelentísimo Señor Embajador de Brasil en España:

 

El encarcelamiento del expresidente de Brasil, Luis Ignacio Lula Da Silva, sin crimen, sin requisitos probatorios, sin hábeas corpus, es un hecho reprobable que no podemos sino repudiar. No nos cabe la menor duda de que Lula Da Silva esta siendo víctima, con el telón de fondo de la amenazas golpistas del estamento militar, de un golpe de Estado judicial cuyo objetivo último es impedirle que pueda presentarse a las elecciones presidenciales de octubre de 2018, comicios que, según todas las encuestas, ganaría. 

 

            Es evidente que, como dice el exmandatario argentino Raúl Alfonsín, buen conocedor de la realidad política latinoamericana: “No le perdonan a Lula que haya sacado a millones de la pobreza a través de la redistribución del ingreso. ¿Qué quiere decir esto, qué es lo que no le perdonan? Que haya cobrado impuestos a los grupos económicos más poderosos para distribuir la riqueza que se generaba en Brasil, logrando la construcción de una sociedad más justa.”

 

            La condena a prisión de un inocente, a través de un proceso con innumerables errores y absurdos jurídicos (falta de pruebas materiales, basado en declaraciones de delatores condenados a cambio de beneficios de reducción de pena), es absolutamente inadmisible, una vergüenza que daña irremediablemente el prestigio internacional y la credibilidad democrática del actual sistema político de Brasil.

 

           Por todo ello, Excelentísimo Señor Embajador, reclamamos al actual Gobierno de su país, con respeto, pero con la máxima firmeza a la vez, la inmediata puesta en libertad de Luis Ignacio Lula Da Silva y la restitución de su derecho a postularse para la Presidencia de la República en las próximas elecciones de octubre de este año.

 

            Con el ruego de que haga llegar hasta al Gobierno de su país esta Carta, le expresan a Usted su más sincera consideración.

 

Comité de Solidaridad #LulaLibre, sin Lula no hay democracia, de la Asamblea Popular de Gran Canaria

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

¿ Qué pasará ahora en Brasil ? Con un energúmeno como Bolsonaro la involución democrática es segura. Pero ni el desánimo ni por supuesto el miedo conducen a ninguna parte. ¿ Qué hacer ahora ?  

¿ Saben que Bolsonaro también tiene miedo a alguien ? Sí, a pesar de tenerlo encarcelado injustamente, la oligarquía brasileña con Bolsonaro al frente teme a Lula. Por eso la primera iniciativa política del energúmeno ha sido la de proponerle al juez Moro, perseguidor y encarcelador de Lula, que se haga cargo del ¡ Ministerio de Justicia! con el fin, sin la menor duda, de mantener indefinidamente encerrado y fuera de combate al líder popular al que tanto temen. 

Es por eso que quienes luchamos por la causa de los pueblos y de las clases populares y trabajadoras, debemos relanzar internacionalmente la Campaña ” LulaLibre, sin Lula no hay democracia”. Con un doble objetivo. Por una parte, acabar con la injusticia del encarcelamiento y lograr la puesta en libertad de Lula, una persona tan incomoda para Bolsonaro y la clase súperrica brasileña, como lo fueron Antonio Gramsci en la Italia de Mussolini, o Nelson Mandela en la Sudáfrica del Apartheid. Y por la otra, hacer posible que Lula, libre, se ponga de nuevo al frente del Partido de los Trabajadores y conduzca la Oposición de los demócratas brasileños contra el retroceso autoritario y neoliberal que se propone llevar a cabo el energúmeno B. 

Que no nos quepa la menor duda, esto es lo mejor que podemos hacer por el pueblo brasileño y por la defensa de los derechos humanos en ese país los altermundistas del mundo entero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable P. Juana Posadas. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.