Ecología

ESPAÑA, ¿REFLEXIÓN ECOLÓGICO-AMBIENTAL AUSENTE?

” Sin reflexión ecopolítica no hay alternativa: una aportación a los textos de Monereo,Illueca y Alguita “, por Pedro Costa, en cuartopoder.

Sin reflexión ecopolítica no hay alternativa: una aportación a los textos de Monereo, Illueca y Anguita

  • El autor destaca la desoladora ausencia, en esos textos, de la menor consideración ecológico-ambiental a la hora de discutir sobre la pertinencia de medidas políticas que buscan contradecir el agobio neoliberal.
  • La austeridad material, asumida como filosofía política básica, es el más eficaz ataque al capitalismo y a cualquier economía productivista, liberal o socialista.

Del artículo que mis admirados Manuel Monereo, Héctor Illueca y Julio Anguita (en adelante, MIA) publicaron en estas páginas a cuento del llamado Decreto Dignidad del Gobierno italiano y sus contenidos asumibles por la izquierda, así como de la primera respuesta que tuvo (de Miguel Urbán y Brais Fernández, digamos UFE) quiero destacar un aspecto y es la desoladora ausencia, en esos textos, de la menor consideración ecológico-ambiental a la hora de discutir sobre la pertinencia de medidas políticas que buscan contradecir, e incluso combatir, el agobio neoliberal. Dejo para otro momento un segundo aspecto, que sería un a modo de “recalificación” del aparente optimismo que se desprende de estas iniciativas –el decreto italiano, el acuerdo presupuestario Gobierno-Podemos– si tenemos en cuenta, como creo que hay que hacer, la perspectiva de la crisis ecológica, con sus amenazas y urgencias.

Por supuesto que hay que saludar cualquier medida de política laboral que suavice el impacto terrorífico de las reformas laborales habidas hasta el momento y justificadas en la crisis; y la prohibición de apuestas y juegos de azar, especialmente proliferantes en tiempos de crisis y empobrecimiento. Pero a los efectos de mi llamada de atención sobre la ausencia de análisis ecopolítico (tanto en MIA como en UFE) tomo por referencia las medidas italianas sobre deslocalización industrial porque, si bien me resultan netamente positivas, estas debieran insertarse –tanto en el panorama italiano como en la postura de los textos a que me refiero y, por supuesto, en el marco de eventuales medidas semejantes en el ámbito español– en la perspectiva de una envolvente crisis ecológica de la que el cambio climático es un notable aspecto pero que se caracteriza sobre todo por la inviabilidad objetiva de políticas económicas convencionales, tanto si son liberales como si quieren corregir a éstas; y todo esto debido al ineludible horizonte de escasez.

Me refiero a la necesidad de proceder a medidas generales de autosuficiencia económica y proteccionismo de sectores y empresas (en un marco de autonomía política general, claro), a relaciones comerciales separadas de la ideología del libre comercio, a la transferencia a la propiedad pública de sectores esenciales y estratégicos como el agua, la energía o las finanzas (o una parte significativa de ellas). Esta recuperación de lo público, o su fortalecimiento, no debe descartar los racionamientos, por mor de redistribución, solidaridad y ética global, y conviene ir aludiendo a su inevitabilidad a medio plazo.

Recuérdese, respecto de la energía, que las malvendidas empresa públicas Endesa o Repsol tenían un poder determinante en sus correspondientes sectores, aunque apenas lo utilizaran. Por cierto, y sin intención de producir ningún dolor de cabeza adicional a nuestros autores, angustiados por el posible emparejamiento de medidas de política económica que tanto pueden venir de la derecha como de la izquierda, no se debe olvidar que todo eso –agua, parcialmente la energía, parcialmente las finanzas– era público durante la dictadura franquista, ultraderechista por supuesto, y que hemos perdido con los singulares avances recibidos de la Europa democrática, liberal y de progreso. Es de esta UE regresiva y antiecológica de la que hay que huir como de la peste y que, como Monereo declara en entrevista aparte, es germen de fascismos y abusos supremacistas, además de turba de canallas encantados de infligir sufrimientos, amparar privilegios y estimular diferencias. Necesitamos un espacio aceptable, multilateral, diverso y cooperativo, que conjure hegemonismos y mejore y amplíe, según el modelo actual, el Consejo de Europa.

En los textos que comento se sigue viviendo en un mundo de abundancia, de bienestar y de progreso, que se toman como objetivos ordinarios y actuales de la lucha política: podría deducirse que se programa “poner fin a la austeridad”, y que ésta no es sólo presupuestaria. Me gustaría descartar que estas posturas estén esperando que una economía regulada y una tecnología que genere sustituciones encontrarán solución a la escasez física, porque esta es insuperable a un plazo u otro. Planteamientos de este tipo son una clásica herencia del optimismo ilustrado, que afecta también al marxismo clásico y, en gran medida, actual; y que siguen reacios a asumir –yo creo que por pereza a tener que remover opiniones propias consolidadas– la relación directa entre la arrogancia racionalista de las Luces y su funesto dominio sobre la naturaleza.

El ecologismo político, que sigue sin encajar en la izquierda que conocemos, propugna la gestión de la escasez como objetivo y programa de una izquierda realista, informada y sin complejos. Esto incluye políticas globales de una austeridad radical y sistemática (en la producción y el consumo), que nada tiene que ver con obsesiones fiscales o monetaristas y que se centra en las muy tangibles realidades que nos oprimen y apremian. La austeridad material, asumida como filosofía política básica, es el más eficaz ataque al capitalismo y a cualquier economía productivista, liberal o socialista.

Porque, entiéndase de una vez, antes y más trascendente que la propiedad de los medios de producción está la percepción de la escasez y la necesidad de gestionarla con criterios ecológicos, primero, y políticos después.Sin dejar de lado que resulta altamente pernicioso el protagonismo dado al “desarrollo de las fuerzas productivas” del análisis marxista; en primer lugar, porque sigue ignorando los inmensos daños causados por ellas al medio ambiente (sin el cual, con sus recursos, no hay desarrollo ni futuro digno) y en segundo lugar porque sigue dejando de lado la ineludible realidad de los límites objetivos del planeta, así como de los colapsos en ciernes.

A poco, y flojo, suenan las llamadas de UFE al protagonismo de una clase obrera consciente y organizada que es, en definitiva, un obrerismo sobrepasado por la historia y –por cierto– aborrecido por el ecologismo, dado su habitual alineamiento, a la hora de los conflictos ambientales, del lado depredador. Más que matizar, ese protagonismo obrero necesita rehacerse afrontando las feas críticas ecologistas, que lo agrupan con otros enemigos cualificados como la economía productivista, la tecnociencia sin conciencia, etcétera. Y a cuento (o canción de cuna) suena esa alusión, también en UFE, de pasada y como mirando de reojo, a una “propuesta de sociedad ecosocialista y feminista”, que más parece una exigencia del guion o una rutina.

Falta, en suma, justificar los trabajos geniales de un André Gorz por enclavar la ecología política en el relato urgente de la nueva izquierda, tan traumatizada e ineficaz desde las décadas de 1960 y 70; honrar el esfuerzo, en la misma línea anterior, de Manuel Sacristán con su marxismo valientemente asomado a la inmensa deuda contraída con la naturaleza; y agradecer tantos intentos, viejos y de ahora, que desde la angustia ecológica quisieran transformar un pensamiento aburrido y anquilosado, que gira sobre sí mismo en espiral descendente… De esta forma, una izquierda que no asuma la crisis ecológica con todas sus consecuencias, o la considere un accidente menor, aunque molesto, a resolver en su momento con expectativas cuasi providencialistas… no deberá extrañarse si se sorprende discutiendo, incluso con alborozo, el sexo de los ángeles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable P. Juana Posadas. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.