Paraisos Fiscales

Los verdaderos paraísos fiscales

Los verdaderos paraísos fiscales

Mientras la UE blanquea su lista negra, Tax Justice revela la dimensión real de las finanzas ‘offshore’
El intercambio de información entre países tiene escasa efectividad cuando hay sociedades pantalla
Tax Justice Network ha publicado esta semana su Índice del Secreto Financiero 2018, que muestra la dimensión real de los paraísos fiscales más allá de la tímida y recién blanqueada lista negra de la Unión Europea (UE). A diferencia del secretismo y las componendas políticas que rodean la lista europea, Tax Justice elabora su ‘ranking’ a partir de 20 indicadores de opacidad financiera, transparencia empresarial, regulación tributaria y cooperación internacional, basados en 185 variables para cada territorio y teniendo en cuenta su peso en las actividades financieras ‘offshore’ a nivel mundial.
El mayor volumen de la actividad de paraíso fiscal, según Tax Justice, se produce en Suiza, Estados Unidos, las islas Caimán, Hong-Kong, Singapur, Luxemburgo, Alemania, Taiwán, Emiratos Árabes, Guernesey, Líbano, Panamá, Japón, Holanda, Tailandia, Islas Vírgenes, Bahréin, Jersey, Bahamas y Malta.Los países más opacos, sin valorar su peso en las finanzas ‘offshore’, son Vanuatu, Antigua y Barbuda, Brunei, Paraguay, Bahamas y Emiratos Árabes.
Suiza, EEUU, Alemania
Suiza sigue encabezando el ‘ranking’ pese a sus pactos de colaboración fiscal, mientras que EEUU ha ido escalando posiciones hasta convertirse en la segunda plataforma mundial, debido al creciente peso de sus servicios financieros ‘offshore’ (22,3% del total mundial). A pesar de que EEUU persigue con ahínco el fraude fiscal de sus ciudadanos, comparte poco la información con otros países y facilita la elusión fiscal a los no residentes y a las sociedades pantalla y a las filiales de conveniencia, en especial en Delaware, Nevada y Wyoming.
Alemania ocupa el séptimo puesto pese a su lucha oficial contra la evasión fiscal, porque concentra el 5% del mercado mundial de servicios financieros ‘offshore’, ha creado pequeños paraísos fiscales locales, tiene elevados volúmenes de acciones al portador y ha diluido la obligación de identificar a los beneficiarios finales de las sociedades pantalla hasta hacerla inoperativa. Alemania alberga 1,4 billones de euros en depósitos de no residentes, según la Financial Action Task Force (FATF). El investigador Markus Meinzer, autor de ‘Steueroase Deutschland’ (Paraíso fiscal Alemania), estimó que los activos exentos de impuestos en manos de no residentes ascienden a 2,4 billones.
De los principales países del índice de Tax Justice, Bahréin es el único que figura en la lista negra de la UE, después de que el 23 de enero el Consejo de Ministros europeo la dejara en la mitad, con solo 9 países, en base a compromisos secretos, cuya opacidad criticó el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.
 
“Intenso” trabajo de España para blanquear a Panamá
El secretario de Estado de Cooperación para Iberoamérica, Fernando García Casas, reconoció que España había trabajado “intensamente” para sacar a Panamá de la lista negra europea.España es uno de los países de la UE que más tributación pierden por evasión fiscal. Su recaudación equivalió al 37,7% del PIB en el 2016 pese a sus elevados impuestos, según Eurostat, mientras que en Alemania equivalió al 45%, en Italia al 46,9% y en Francia al 53%. Si España hubiera recaudado en la misma proporción que Alemania, en lugar de un déficit de 50.400 millones, habría tenido un superávit de 31.200 millones.
Las medidas de transparencia fiscal acordadas por la OCDE y el grupo de los 20 países industrializados y emergentes (G-20) suponen un avance, pero tienen una eficacia limitada. El intercambio automático de información funciona solo para las cuentas bancarias personales, pero cuando hay sociedades pantalla resulta problemático identificar al beneficiario y las legislaciones adoptadas facilitan que se pueda eludir esa identificación.
Los ‘trust’ o fidecomisos permiten ocultar la identidad de los beneficiarios y, además, el FMI constató que la mayoría de los paraísos fiscales venden pasaportes y títulos de residencia a partir de 200.000 euros.
EL TRUCO DE LAS FILIALES
Las grandes empresas y las multinacionales multiplican sus filiales en los paraísos fiscales y en los regímenes ‘offshore’ de la UE (Luxemburgo, Holanda, España, Irlanda, Gran Bretaña) para reducir su tributación a través del desvío de beneficios y artificios contables. Los 20 principales bancos europeos, por ejemplo, obtienen y tributan el 26% de sus beneficios en paraísos fiscales con apenas empleados, como detalló Oxfam. Sólo las empresas del índice Ibex35 ya suman 996 filiales en paraísos fiscales.
Toda esta actividad en los paraísos fiscales recorta artificialmente la recaudación de los estados de la UE, privándoles de fondos para la educación, sanidad, vivienda, protección social e inversión pública y propiciando los recortes presupuestarios anuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *