Es noticia

Precariedad laboral: uberización del trabajo

El día que ubericen tu trabajo será demasiado tarde para reaccionar

La lucha de los taxistas va mucho más allá que la simple protección de su sector, es una batalla en una guerra contra la precarización y atomización del empleo.

PUBLICADO en El Salto diario

2018-08-01 13:10:00

Si algo ha conseguido el capitalismo ha sido la atomización del empleo. La descomposición de la fuerzas sindicales mediante el desmantelamiento de la estructura de los trabajos y de los lugares donde se realizan. Esto no es algo que se haya inventado o haya arrancado con las nuevas tecnologías en la última década. No es algo atribuible a ninguna aplicación de móvil o a ningún visionario fundador de startups por sí solo. Es algo que viene de muy lejos y que lleva décadas en marcha. La proliferación de restaurantes de fast food que se abastecen de una plantilla de estudiantes que creen que va a ser su “trabajo mientras se sacan la carrera”; la subcontratación y deslocalización de la producción fabril a países donde no se respetan los derechos laborales y sindicales; la trampa del emprendimiento como nueva forma de explotación laboral. Como explica el sociólogo Jorge Moruno, en su libro No tengo tiempo (Akal, 2018), lo que hizo el neoliberalismo “fue deshilachar el tejido social, el pueblo armado, el contrapoder social, crear un desierto social mediado únicamente por las relaciones de consumo, por la subjetividad de la empresa y por patrones de conducta basados en la competitividad”.

Esa dispersión de los empleados y desaparición de los lugares físicos de producción donde la plantilla tenía el tiempo de conocerse y unirse, las fábricas, es la estrategia de un neoliberalismo que, desde tiempos de Thatcher, se dio cuenta de que la única manera que tenía de avanzar en su plan era acabar con la fuerza sindicalista atomizando cada vez más el empleo. Separando cada vez más a los y las trabajadoras. Rompiendo o transformando la relación laboral empleado/empresario. Inventando nuevas formas de explotación laboral. Y la última vuelta de tuerca, aunque tampoco sea nada nuevo, provocar la confrontación interna de la clase obrera. Conseguir que llamemos “privilegiados” a los sectores que simplemente han conseguido mantener más derechos que el nuestro. Que no se han doblegado a la precarización. Que tienen una mayor fuerza de negociación al tener la posibilidad de paralizar una ciudad entera.

Lo que está ocurriendo estos días con la huelga de los taxis contra Uber y Cabify no es más que una consecuencia de esa lucha. Estas empresas turbocapitalistas -por favor os pido que dejéis de llamarlo economía colaborativa- han atomizado más el empleo. Han separado a sus trabajadores con la excusa de que son (falsos) autónomos. Han descompuesto la relación de empleado con su empresa. Han precarizado hasta lo inimaginable el trabajo de taxista. Han bloqueado, de momento, la posibilidad de que dichos conductores, muchos de ellos desesperados tras estar varios años en situación de desempleo, se puedan autoorganizar para pedir una mejora laboral, porque a la mínima queja o fallo en tu trabajo te “desconectan”, que es como ahora llaman al despido en este tipo de empresas. La transformación es tal que han conseguido modificar incluso el concepto “despido”.

Y no, no es solo en los taxis. No es únicamente en el sector de repartidores de comida o paquetería. No es ni tan siquiera un mal de aquellos empleos que se rigen por una aplicación de teléfono. Esta uberización del empleo se está extendiendo cada vez más. La atomización del empleo, encarnada en la figura del falso autónomo que compite ferozmente con sus “compañeros” por obtener un encargo o un “bolo” (en inglés gig, de ahí el término gig economy, mucho más correcto para este tipo de trabajos que economía colaborativa) cada vez más precario, ha llegado a las fábricas cárnicas de Sueca (Valencia), a los repartidores de prensa, a los puestos de enfermería o al servicio de fontaneros a domicilio en el Reino Unido, a los pilotos de compañías aéreas, a la enseñanza y a cada vez más profesiones donde el empresario es capaz de abaratar algo a base de precarizar un empleo y provocar la lucha encarnizada por dichos bolos. 

La uberización del empleo está aquí, y si crees que a ti no te va a pasar o que tu sector es intocable, te equivocas. A lo que nos enfrentamos no es a unas plataformas online que gracias a la libre competencia han flexibilizado el mercado laboral de los sectores privilegiados. Nos enfrentamos a la modificación de la relación laboral entre trabajador y empresario. Entre el capital y la fuerza de trabajo. La pérdida de la lucha de clases porque estaremos demasiado ocupados por sobrevivir en una lucha contra nuestros iguales. “La uberización del empleo no es más que la pura y antigua superexplotación del capitalismo”, tal y como dijo el antropólogo y activista David Graeber en una entrevista a este mismo medio. Ante esas nuevas metodologías de superexplotación, debemos pensar y concretar nuevas formas de lucha que puedan ser articuladas por todos los sectores y no solo por aquellos que pueden paralizar una ciudad o una estiba.

Las chicas y chicos de Mensakas, una cooperativa de reparto de comida que pretende crear trabajo digno y que nació de las y los riders explotados por Deliveroo, han mostrado una vía: organización y lucha contra esa atomización mediante redes sociales, creación de un sindicato en un puesto laboral que hasta hace bien poco parecía imposible y la creación de una alternativa laboral justa y digna para competir con los turbocapitalistas. Deberíamos tomar nota de este ejemplo.

Las redes sociales en estos días de la huelga de taxis es una buena muestra de esa confrontación dentro de la misma clase obrera. Lees mensajes donde se llama “privilegiados” a sectores que han defendido sus derechos. Donde se ve una barbaridad un sueldo de 2.000 euros mensuales porque nos hemos acostumbrado a la precariedad. Donde se sigue comprando el discurso de que un conductor de Uber o un repartidor de Glovo son emprendedores que tienen derecho a participar en la libre competencia. El panorama es desolador y, mientras sigamos actuando así, la uberización de la economía no deja de avanzar. Un avance cada vez más normalizado y difícil de revertir. Si no haces nada para apoyar esta lucha, estés de acuerdo o no con las reivindicaciones de los taxistas, la uberización del trabajo te tocará a ti algún día, pero entonces ya será demasiado tarde para darte cuenta y cambiarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *